Anatomía Humana. Sistema nervioso central. Vías y centros by Rouvière, Henry; Delmas, André

By Rouvière, Henry; Delmas, André

Show description

Read or Download Anatomía Humana. Sistema nervioso central. Vías y centros nerviosos - Tomo 4 PDF

Similar spanish books

Educación para la ciudadanía : democracia, capitalismo y estado de derecho

A principios del siglo XXI, en l. a. España democrática, un partido socialista está a punto de aprobar una asignatura que en l. a. precarizada educación pública pretende concienciar, animar a los futuros ciudadanos a l. a. participación democrática, en un contexto nacional e internacional cada vez más degradado por los angeles voracidad capitalista.

Extra resources for Anatomía Humana. Sistema nervioso central. Vías y centros nerviosos - Tomo 4

Sample text

Nos parece escuchar la pregunta a propósito de la sabiduría de la Ley en Dt 4,6-8. va, se compone de una acogida de Holofernes, una respuesta extremadamente detallada de Judit y una conclusión que, irónicamente, antiCipa la continuación, puesto que se trata de una invitación a partiCipar en un banquete. La belleza de Judit recibe el homenaje sucesivo de diversos grupos de hombres. Después de la admiración de los ancianos de Betulia (10,7-8), aquí estamos ante centinelas asirios que la escuchan y ven su rostro radiante de belleza (cf.

En efecto, Judit exalta al Dios «que pone fin a las guerras», al Señor todopoderoso que ha actuado por su mano (16,5); evoca el grito de guerra y la «batalla del Señor» (vv. 11-12). Por otra parte, el botín no es entregado al anatema total: ningún ser vivo, hombres y animales, es masacrado, ni quemado ningún bien mueble, ni los objetos de metal ~on consagrados al Señor (cf. Jos 6,18-24). Pero nos enteramos de que Judit dedicará la parte de botín que se le atribuye al Templo de Jerusalén, y que ofrecerá a Dios «como anatema» el dosel de Holofernes (16,18-19).

Ciertamente sí. Pero no hay que olVidar que en Oriente el poder era absoluto. Los monarcas y sus todopoderosos ministros gobernaban como dictadores de inmensos imperios. La desaparición de un general en jefe provocaba en el ejército un vacío al que era tanto más difícil de poner remedio cuanto el favor del príncipe desempeñaba una función determinante en la sucesión. Éste era el caso de los propios reyes. A finales del siglo 11 a. e, la frecuencia de los atentados en la corte, la sangrienta competencia entre herederos de la corona y las guerras de sucesión hicieron que el imperio de los seléucidas se deslizara por una escandalosa decadencia.

Download PDF sample

Rated 4.73 of 5 – based on 24 votes